Cómo tener una “reforma tranquila”

Consejos para la reforma de su vivienda¿Ha llegado la hora de darle un buen lavado de cara a su vivienda? Aquí recogemos algunos consejos que le serán muy útiles:

- Desde el principio tenga claro lo que quiere hacer. Y si no es así, déjese aconsejar por buenos profesionales, habituados a proponerle soluciones para sus necesidades.

Elija el momento oportuno. A la hora de realizar una reforma, siempre hay que tener en cuenta la  época más propicia por sus circunstancias personales y profesionales. Planifíquelo bien.

- Prevea las incomodidades. Quizás tenga que buscar soluciones rápidas y eficaces, como habitar la casa de un familiar o amigo durante las obras, usar la cocina o el baño de un vecino, alternar unas estancias u otras en caso de que tenga que estar residiendo en la vivienda, reservar un espacio para guardar o desplazar los muebles, etc.

Seleccione bien la empresa. Compare, pero no demasiado, porque acabará complicándose más. Pida tres o cuatro presupuestos, no más. Los precios demasiado bajos no son realistas y pueden depararle sorpresas. Rigor, profesionalidad y garantía, esas son las claves, además, por supuesto, de una buena relación calidad-precio.

- Confíe en los expertos. Mantenga permanentemente la expectativa de recibir de los profesionales seleccionados para realizar su reforma el mejor asesoramiento técnico y comercial sobre los trabajos a realizar y materiales a emplear. Con frecuencia, podrán ofrecerle buenos consejos y recomendaciones, y mejores ventajas económicas en la adquisición de materiales.

- Exija por escrito una fecha de finalización de los trabajos. A veces las obras se prolongan y ésta es una de las principales causas de las desavenencias entre el cliente y la empresa contratada.

- No descuide los permisos. En esto también la empresa le puede ayudar. Pero no lo olvide, a veces su obra necesitará el oportuno permiso o licencia de obra, el contenedor para los escombros, etc. Ya sabe: las cosas bien hechas, bien parecen.

Avise a la comunidad de vecinos siempre, por los posibles perjuicios.

- Infórmese de las ayudas. La administración contempla determinadas subvenciones para la rehabilitación de viviendas. No piense que es una pérdida de tiempo. Puede encontrar un apoyo importante si sabe moverse. Por ejemplo, el Plan Renove subvenciona la sustitución de la caldera o de determinados electrodomésticos.

- Contemple los beneficios fiscales. Actualmente, la rehabilitación de viviendas contempla un IVA reducido del 10 por ciento, no sólo para la vivienda habitual, sino para otras con finalidades como el alquiler.

- Y, sobre todo, sea positivo. La reforma de una casa es una de las causas que provocan mayor índice de ansiedad a cualquier persona. Es algo que altera enormemente la vida cotidiana de una familia. Por eso es muy importante ser positivo e intentar tener una actitud tranquila y proactiva.

Empresas colaboradoras: