Blanco y negro

Esta vivienda familiar situada en la República Checa ofrece un diseño sencillo, moderno y vanguardista.

La clave del éxito reside en crear un ambiente cálido y acogedor y a la vez armonioso en cuanto a las tonalidades elegidas. Se ha escogido una combinación de colores brillantes y luminosos (como el blanco y el grisáceo piedra) y colores sobrios pero elegantes (como el negro y sus derivados). Llama la atención diferentes mobiliarios de madera que aportan naturalidad al clima del hogar.

De toque minimalista, esta vivienda es amplia y muy espaciosa. Destaca la red en la barandilla de la escalera, la variedad en cuanto a formas de las lámparas y, sin dudas, los cuartos de baño, nada convencionales y muy originales.

Vean:

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19

Vía

 

Empresas colaboradoras: